La conexión a Internet se utiliza en varias funciones de tu teléfono móvil, por ejemplo, cuando usas el navegador, recibes correos electrónicos e instalas apps. Cuando insertas tu SIM Card en tu móvil, está listo para conectarte a Internet. Si esto no sucede, puedes configurar tú mismo el móvil para navegar por Internet.