Puedes limitar tu uso de datos móviles desactivándolos, de modo que no puedas conectarte a Internet a través de la red móvil. Puedes seguir usando Wi-Fi aun cuando los datos móviles estén desactivados.