Si el teléfono móvil se vuelve lento o no reacciona, puede ser necesario que lo reinicies.