Puedes elegir el tipo de red que va a utilizar tu teléfono móvil. La elección tiene consecuencias, por ejemplo, para determinar la velocidad de tráfico de datos que puedes lograr.