Puedes interrumpir todas las conexiones inalámbricas de modo que el teléfono móvil no interfiera con instrumentos sensibles, por ejemplo, en un avión o en un hospital. Cuando activas el modo de avión puedes seguir utilizando algunas funciones del móvil, pero no puedes, por ejemplo, enviar mensajes ni realizar llamadas.