Algunas aplicaciones no se cierran del todo cuando vuelves a la pantalla de inicio. Si no las cierras desde la lista de aplicaciones activas, continúan activas de fondo y eso puede hacer que tu teléfono móvil responda más lento.